Tsav

“Y el fuego sobre el Mizbeaj no lo apagarás” (Vaikrá 6:5)

Está escrito en el Talmud Yerushalmi (Yomá 4:6) que durante la travesía del pueblo de Israel en el desierto estaba prohibido apagar el fuego sobre el Mizbeaj, incluso durante el tiempo que se trasladaban de un lado del desierto a otro tenían que tener encendida la flama, poniendo especial atención en no apagarla nunca.

Escriben los Jajamim que esta Mitsvá es muy especial, ya que hace alusión a la flama del Judaísmo que cada Yehudí tiene dentro de él, siendo que al estar en nuestra vida cotidiana es fácil mantenernos apegados a nuestra religión, pero al trasladarnos a otro lugar, al salir de viaje, de vacaciones, etc. es difícil seguir apegado a nuestras costumbres diarias, siendo en esos momentos cuando la Torá nos pide que pongamos más énfasis en mantener nuestra flama del Judaísmo encendida.

“E hizo Aharón y sus hijos todo lo que le ordenó Hashem a Moshé” (Vaikrá 8:36)

Al acercar Moshé los Korbanot de iniciación de Aharón y sus hijos para consagrarlos como los Cohanim del pueblo, escribe el Pasuk “E hizo Aharón y sus hijos todo lo que le ordenó Hashem a Moshé”, explicando el gran exegeta Rashí que este Pasuk nos enseña la grandeza de Aharón y sus hijos, ya que no cambiaron nada de lo que les había ordenado Moshé.

La pregunta que surge es, siendo que Aharón y sus hijos eran grandes personajes espirituales dentro del pueblo de Israel, era obvio que no iban a hacer algo diferente a lo que le ordenase Moshé, de ser así ¿Qué grandeza nos enseña el Pasuk, siendo que la grandeza se mide normalmente en cosas que podrían hacer diferente y no hicieron, sin embargo en este caso era obvio que no iban a cambiar nada?

La enseñanza que nos quiere transmitir la Torá es, la grandeza no se mide por lo que uno se abstiene de hacer al presentarse una prueba, sino se mide en la posición que uno se encuentre en todo momento, ya que el nivel espiritual que uno se encuentra es por todo lo que ha luchado en su vida, por eso al llegar a un nivel espiritual el mérito no es el estar en ese nivel, sino lo que tuvo que hacer para obtener esa cercanía con Hashem, por eso el Pasuk nos demuestra la grandeza de ellos, no por no cambiar nada en ese especifico caso, sino por haber llegado al nivel espiritual de hacer caso completo a las palabras de Moshé, de la misma manera, cada uno de nosotros al cumplir con los preceptos que nos encomienda la Torá, aún siendo que se nos hace costumbre y fácil realizarlos, Hashem nos considera todo el esfuerzo y sacrificio que tuvimos que hacer para llegar a realizarlos cada vez que se nos presentan, siendo esto un gran favor de Hashem a nosotros.

Imprimir Correo electrónico

Irish gambling website www.cbetting.co.uk Paddy Power super bonus.